Infertilidad masculina y las patologías del semen

azoospermia, hiperespermia, terazoospermia

Hoy en día es muy común hablar de la infertilidad femenina, pero ¿qué sucede con la infertilidad masculina?

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la infertilidad masculina se caracteriza por una disfunción o el trastorno del sistema reproductor.

En términos más generales, se define como la incapacidad de conseguir el embarazo después de 12 meses, o más, a pesar de mantener relaciones sexuales regulares sin protección.

Causas de infertilidad masculina

La infertilidad masculina puede deberse a diversas causas, como una medicación excesiva, la exposición a altas temperaturas, el tabaquismo, el consumo excesivo de alcohol, las ITS o las anomalías del esperma.

Estas causas pueden afectar a la calidad del esperma y, por tanto, influir en las posibilidades de lograr el embarazo.

En este artículo vamos a enumerar las diferentes enfermedades que padecen los espermatozoides, también conocidas como anomalías espermáticas.

infertilidad masculina padre

Patologías del semen:

  • Hipospermia: volumen eyaculatorio completo inferior a 1,5 ml;

En estas condiciones, el eyaculado total es inferior a 1,5 mililitros. La eyaculación retrógrada es la causa más común de esta condición.

Sin embargo, también puede ser causada por trastornos genéticos, desequilibrios hormonales o anomalías congénitas.

  • Aspermia: volumen eyaculatorio nulo

Se trata de una afección en la que el hombre experimenta orgasmos secos o sin liberación de semen. Puede ser el resultado de una eyaculación retrógrada, de trastornos genéticos como la fibrosis quística o el síndrome de Klinefelter, de desequilibrios hormonales o de anomalías congénitas.

  • Asthenozoospermia: porcentaje de espermatozoides con movilidad progresiva en el semen inferior a 32%

Se trata de una condición en la que un gran porcentaje de los espermatozoides se mueve de forma anormal, es decir, no se mueve en línea recta o no se mueve en absoluto.

Esta afección puede ir acompañada de un bajo recuento de espermatozoides. Algunas de sus causas son la exposición a toxinas, los problemas nutricionales, el consumo excesivo de alcohol, las infecciones y los efectos secundarios de ciertos medicamentos.

  • Necrozoospermia

En estos casos, todos los espermatozoides del semen están muertos. Es una causa rara de infertilidad masculina. Es el término utilizado cuando más del 42% de los espermatozoides presentes en el eyaculado están muertos.

  • Hiperespermia: volumen de eyaculación superior a 6 ml 

La hiperespermia es una condición en la que un hombre produce un volumen de esperma más importante que el normal. El esperma es el líquido que un hombre eyacula durante el orgasmo. Contiene el esperma, así como el líquido procedente de la glándula prostática.

¿Qué causa hiperespermia?

En la actualidad, aún no se ha descubierto la causa de la hiperespermia.

Es importante destacar que, aunque la hiperespermia puede tener un impacto en la fertilidad masculina, no necesariamente conduce a problemas de concepción. Si bien se puede tener una gran cantidad de semen en la eyaculación, si la cantidad de espermatozoides en esa muestra es la adecuada, entonces la hiperespermia generalmente no representa un obstáculo para lograr un embarazo.

  • La oligozoospermia: concentración de espermatozoides inferior a 15 millones/ml. 

Se trata de una condición en la que el hombre puede tener un bajo recuento de espermatozoides, así como problemas con la forma y el movimiento de los espermatozoides.

La causa puede ser una vena de varicocele, desequilibrios hormonales, testículos no descendidos, infecciones del tracto reproductivo, condiciones ambientales y elecciones de estilo de vida. En algunos casos, hacer algunos cambios en el estilo de vida puede ayudar a mejorar la condición.

  • La poliespermia: concentración de espermatozoides superior a 250 millones/ml.

La presencia de más de 200 millones de espermatozoides por cc. Puede ser la causa de la esterilidad, ya que una concentración tan alta de espermatozoides puede dificultar su movilidad progresiva.

En la práctica se resuelve preparando el esperma para realizar inseminaciones intrauterinas.

  • La azoospermia: ausencia de espermatozoides en el eyaculado «fresco» centrifugado a 3.000 g durante 15 minutos, examinado a gran velocidad (x 400).

Se trata de una condición en la que el hombre libera semen que no contiene espermatozoides durante un orgasmo. Es un tipo grave de infertilidad masculina.

Puede estar causada por trastornos genéticos, desequilibrios hormonales, anomalías congénitas, enfermedades de transmisión sexual no tratadas y por el tratamiento del cáncer testicular.

  • La criptozoospermia: pocos espermatozoides en el cultivo de centrifugación examinado a fuerte grosor (x 400), pero no en el examen del eyaculado «frais».
  • Teratozoospermia

En esta enfermedad, la mayoría de los espermatozoides del semen tienen una forma anormal. Los espermatozoides pueden tener más de una cabeza o cola o una cabeza de forma extraña. Esto les impide moverse con normalidad y afecta a su capacidad para fecundar un óvulo.

>> Lee más sobre las posibilidades de embarazo con teratozoospermia aquí <<

  • Oligoastenoteratozoospermia (OAT)

En estos casos, la forma, el tamaño y el movimiento de los espermatozoides son anormales. El número de espermatozoides también puede ser inferior al normal. Esta es la causa más común de infertilidad masculina.

  • Leucocitospermia

Se trata de una condición en la que hay una gran cantidad de glóbulos blancos presentes en el semen. Es más bien una anomalía del semen que de los espermatozoides.

¿Cómo diagnosticamos la infertilidad masculina?

La calidad seminal no está relacionada con la salud general del hombre. Un hombre completamente sano puede padecer patologías seminales que le impidan fecundar al óvulo.

Para poder averiguar cuál está siendo la principal causa que impide el embarazo nos fijamos en el factor masculino, al igual que en el femenino. Para ello realizamos un análisis exhaustivo de la muestra de semen en el que valoramos la concentración, la motilidad y la morfología de los espermatozoides.

Con este resultado podremos afinar en el diagnóstico para orientar el tratamiento hacia las mayores garantías de embarazo.

Si quieres que un especialista valore tu caso no dudes en pedir una primera cita médica con una de nuestras ginecólogas. Estamos aquí para ayudarte.