La historia del embarazo y testimonio de Lucía y Elena por Método Ropa

ROPA testimonio

Hoy hablamos de la experiencia por Método Ropa de Lucía y Elena, una encantadora pareja de 34 y 35 años, que decidió realizar el Método ROPA para hacer realidad su sueño de ser madres. Después de investigar en varios centros de Madrid, eligieron con seguridad y convicción a Vida Fertility como el lugar donde iniciar la maternidad compartida.

¿Qué es el Método Ropa?

El Método ROPA, también conocido como Recepción de Ovocitos de la Pareja, se presenta como una opción valiosa para parejas del mismo sexo que desean desempeñar un papel activo en su viaje de fertilidad. En este proceso, después de fertilizar los óvulos de una de las mamás con esperma de un donante anónimo, se transfiere al útero de la otra mamá, quien actuará como madre gestante y dará a luz al bebé.

Este tratamiento de fertilidad de Vida Fertility es personalizado, con una evaluación detallada de cada paciente y un diagnóstico preciso que guiará y respaldará la elección del tratamiento más adecuado para cada pareja.

Experiencia por Método Ropa

Desde el principio, la experiencia por Método Ropa de Lucía y Elena en Vida Fertility destacó por su trato cercano y profesional. Cada paso del proceso estuvo marcado por la dedicación de un equipo excepcional, especialmente guiadas por la Dra. Katharina Spies, quien no solo ofreció claridad en sus explicaciones sino también una confianza que resultó fundamental.

En este recorrido, enfrentaron momentos desafiantes, especialmente las betas negativas, que subrayaron la complejidad del proceso y su impacto psicológico.

«En Vida siempre tuvieron la empatía necesaria para acompañarnos en esos momentos difíciles, y nunca dejaron de darnos ánimos y confianza.» Relatan Lucía y Elena, pacientes de Vida Fertility.

tratamientos de fertilidad
Lucía y Elena

El mejor momento de la maternidad compartida

El punto culminante llegó con la emocionante noticia de la beta positiva y el mágico sonido del latido del bebé durante la primera eco. En ese instante, todos los desafíos anteriores se desvanecieron, dando significado y valor a cada paso del trayecto.

La implicación del equipo de Vida Fertility fue más allá de lo profesional; compartieron las decepciones y celebraron las alegrías como parte de una familia. Aunque contaban con un sólido apoyo en casa, la comprensión del equipo de la clínica fue invaluable.

Esta es la carta que relata el testimonio por Método Ropa en Vida Fertility

Desde el minuto uno todo el personal y la experiencia destacó por el trato cercano y profesional, nos sentimos arropadas por un gran equipo durante todo el proceso, especialmente por la Dra Spies y la confianza que transmitía con la claridad de sus explicaciones.

Los peores momentos, sin duda, han sido las betas negativas, que te hacen darte cuenta de

la complejidad del proceso y la cantidad de factores que pueden influir en ello, y lo duro que

es psicológicamente. En Vida siempre tuvieron la empatía necesaria para acompañarnos en

esos momentos difíciles, y nunca dejaron de darnos ánimos y confianza.

El mejor momento fue la mañana en que nos dieron la beta positiva, junto al momento de la primera eco con el sonido del latido del bebé, en ese instante todo lo sufrido anteriormente se desvanece y hace que todo merezca la pena y tenga sentido.

Medicina Regenerativa

¿Recomendarías Vida Fertility a otras parejas que querían realizar este método?

Animamos a las parejas de mujeres como nosotras, a que vivan esta bonita experiencia de compartir la maternidad.

Recomendamos visitar varias clínicas y luego elegir la que mayor confianza os genere, como

hicimos nosotras con Vida, en la que sentimos un trato más personal y humano.

Poder hacer posible la maternidad compartida entre las dos ha sido un regalo.

¡GRACIAS a este gran equipo por todo!

 

Lucía y Elena alientan a otras parejas de mujeres a vivir esta hermosa experiencia de compartir la maternidad. Su consejo es claro: visitar varias clínicas y elegir aquella que inspire mayor confianza y conexión personal. Para ellas, Vida Fertility fue más que una clínica, hicieron posible el regalo invaluable: la posibilidad de vivir la maternidad compartida.